Want to sign up for our blog?

El punto de vista de un gato: Por qué da golpecitos con su cabeza

El punto de vista de un gato: Por qué da golpecitos con su cabeza

¡Miau! ¡Miau! Hay muchas formas con las que puedo mostrarle a mi humano que le quiero de verdad. Solo tiene que fijarse en mi lenguaje corporal para saber cuándo estoy feliz. Puede entender los gestos de mis ojos, mis orejas y mis bigotes, ¡pero no estoy seguro de que sepa cómo me siento cuando le doy golpecitos con la cabeza!

No, no estoy enfadado, no es como cuando los humanos se dan cabezazos entre ellos. Bueno, eso no debe de ser nada agradable‚... Cuando le doy con mi cabeza, estoy tratando de relacionarme con él y mostrarle afecto. No es un golpe fuerte, es un golpe suave, pero firme y normalmente cierro o entrecierro los ojos para poder disfrutar de la experiencia. Mis bigotes y orejas también están relajados.

¿Por qué le froto con mi cabeza?

¿Sabes? Tengo glándulas en la cabeza, en las sienes, las mejillas,  entre los ojos y los oídos. Utilizo mis glándulas para marcar seres, objetos, lugares‚... Esto me hace sentir seguro y protegido, así que cuando le doy un suave y firme golpecito o me froto con mi humano, estoy diciendo que me siento seguro y protegido junto a él.

Dejo mi olor (mis feromonas) en las cosas cuando me siento cómodo. Así sé que mi territorio es seguro. Pero no se trata solo de sentirse seguro: también es mi forma de crear familiaridad y mostrar respeto. En la naturaleza, mis antepasados también se frotaban así, con la cabeza, con los miembros de su colonia, compartían su olor con otros, en un signo de confianza. Cuando froto a mi humano con la cabeza, significa que confío en él, que es mi mejor amigo y parte de mi colonia.

Mi humano también me ayuda a estar a salvo y seguro porque ha comenzado a usar el nuevo FELIWAY® Optimum en casa. Me hace sentir tranquilo de verdad y se que puedo hacer frente a cualquier cosa, especialmente a los cambios que van ocurriendo a lo largo del día. A veces traen amigos a casa. Normalmente me sentiría muy incómodo, pero si me quedo en la habitación con FELIWAY® Optimum, ¡soy un gato relajado! Parece ser que unos científicos muy listos han descubierto este nuevo complejo de feromonas felinas para aliviar el estrés de los gatos y ¡realmente funciona!

 

Otras razones por las que froto con mi cabeza

Esto es algo natural que aprendí de pequeño con mis hermanos y mi madre. Solía frotarme con mis hermanos para construir un vínculo con ellos y decirles "te quiero".

 

Frotarme con otros gatos

Tenemos otro gato en nuestra casa y puedo decir que nos llevamos bastante bien. Obviamente, mi humano leyó acerca de cómo presentar a otro gato en casa y se aseguró de que tuviéramos suficientes recursos. ¡No nos gusta compartir! Pero nos llevamos bien y a veces frotamos nuestras cabezas, y nos acicalamos el uno al otro. Es nuestra manera de recordarnos que somos amigos.

 

Frotarla cabeza con las cosas

A veces, froto algunos objetos de casa con mi cabeza..., como la silla o una puerta, o incluso cuando alguien entra, me froto contra él. Es mi forma de confirmar que es un lugar seguro para mí.

No me gustan mucho las visitas (ya os lo dije antes). Si me dejan tranquilo y a mi ritmo, puedo investigar un poco y dejar mi olor en ellos. Creo que les gusta bastante y los escucho decir "¡Qué monada! Parece que le gusto." ¡Miau! Sí, me caes bien, ¡pero no me cojas en brazos hasta que esté listo! Mi humano también ha comenzado a usar FELIWAY® Optimum para hacerme sentir más sereno y cómodo en casa. He notado que esto me ayuda a sentirme más relajado cuando vienen visitas.

 

Llamar la atención

¡Vale, lo reconozco! A veces froto mi cabeza en él para llamar su atención: tengo que usar mis artimañas felinas cuando puedo. Si froto la cabeza contra mi humano y me muevo de lado, es una apuesta segura para que me rasque la cabeza. ¡Ya sabe que es mi lugar favorito!

 

¿Gatos que no frotan su cabeza?

No te preocupes, no todos los gatos marcan así. Cada gato es único y algunos de mis amigos felinos no frotan su cabeza para marcar el territorio muy a menudo, pero muestran otros signos de afecto y confianza: pueden parpadear lentamente, venir a saludarte cuando lleguas a casa y, si su cola está erguida y ronronea, ¡sabrás que verte le hace muy feliz!

Related Posts

translation missing: es.homepage.onboarding.blog_title

translation missing: es.homepage.onboarding.blog_excerpt

translation missing: es.homepage.onboarding.blog_title

translation missing: es.homepage.onboarding.blog_excerpt

translation missing: es.homepage.onboarding.blog_title

translation missing: es.homepage.onboarding.blog_excerpt

translation missing: es.homepage.onboarding.blog_title

translation missing: es.homepage.onboarding.blog_excerpt

translation missing: es.homepage.onboarding.blog_title

translation missing: es.homepage.onboarding.blog_excerpt

translation missing: es.homepage.onboarding.blog_title

translation missing: es.homepage.onboarding.blog_excerpt